Reseña Histórica del Puerto de Colindres

Como los concejos circundantes, debió formarse en torno a un pequeño monasterio, el de San Jorge y San Juan, del que se conservan noticias desde el siglo XI. En lo eclesiástico fueron sufragáneos de Santoña y en lo civil dependientes de Laredo. Enrique III lo empeñó con otros lugares a cuenta de una deuda, que los vecinos rescataron mediante un repartimiento, por lo que retornaron a la condición de realengo. La equívoca redacción de la carta real en esto se reconocía permitiría a este concejo y a Limpias, ya en la Edad Moderna, eximirse de pagar impuestos, alegando condición de vizcainía que nunca tuvieron. Jamás se les recibió en las juntas de Valmaseda ni de Guernica, pero ello les permitió vivir al margen de la fiscalidad hasta el final del Antiguo Régimen. Una de sus mayores riquezas provino del cultivo de agrios que se exportaban a Flandes e Inglaterra. En el siglo XVII la Corona estableció en el sitio de Felgote un astillero real, en el que se botaron más de treinta galeones para las armadas reales y capitanas y almirantas para las flotas de Indias.

En 1783 se creó el gremio de pescadores de Colindres, con el nombre de Cofradía de pescadores de San Gines de Colindres en buena medida gracias a las crecientes dificultades del puerto de Laredo, por culpa del aterramiento progresivo, aunque sometida a la dependencia de esta última villa. Su situación estratégica en la preciosa ría del Asón, le permitió emanciparse posteriormente, hasta llegar a tener la considerable flota con que cuenta en la actualidad.

Desde 1822 se instituyó como ayuntamiento constitucional autónomo, dentro del partido judicial de Laredo, en que hoy sigue. El término actual de este municipio es el mismo que tuvo el concejo de la antigua Villa de Colindres, dentro del ámbito territorial concedido a Laredo por el fuero.