Reseña Histórica del Puerto de Suances

Los vestigios romanos hallados junto a la iglesia de la villa y su estratégica situación argumentan a favor de la identificación de Suances con el Portus Blendium romano citado por las fuentes clásicas. La actividad pescadora en su puerto de San Martín de la Arena está documentada desde el siglo XII. Las iglesias de sus lugares de behetría dependían de la abadía de Santillana, lo que no evitó la señorialización por parte de la Casa de la Vega en el siglo XV. Los poderosos marqueses de Santillana alzaron su torre sobre el puerto a finales del siglo XIV desde la que intentaron desde entonces romper la dependencia jurisdiccional de la villa aforada de Santander para cualquier actividad marítima comercial, lo que dio lugar a crueles enfrentamientos y sucesivos pleitos.

También las gentes de la ría de San Martín de la Arena se incorporaron tarde a la explotación de los recursos de la mar, pues, hasta bien entrado el siglo XVI, la entonces villa de Santander disfrutó del privilegio para pescar con exclusividad a lo largo de la costa hasta Callejo y Ballota. La primera referencia de un grupo de pescadores asociados en esta ría es de 1614, y corresponde a los Cortiguera. Los de Suances lograron que el rey aprobara las ordenanzas de la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora del Carmen en 1695. Las chalupas y pinazas de Suances, a falta de estructuras portuarias, varaban hasta nuestro siglo a la sombra de la torre medieval de San Martín de la Arena.

Con el resto de los lugares del valle participó en todas las juntas que desde comienzos del siglo XVIII se hicieron para constituir la Provincia de Cantabria, de la que fue parte. El primer ayuntamiento constitucional (1822) llevó el nombre de Suances, y carecía del concejo de Tagle, que se incorporó al municipio, junto a Ubiarco, en 1835, fecha en que el conjunto pasó a llamarse de Ongayo. Hacia 1880 le fue segregado Ubiarco y diez años más tarde recuperó el nombre primitivo. Siempre ha estado integrado en el partido judicial de Torrelavega. Su término municipal coincide con la suma de los seis concejos más orientales de los dieciséis que formaban el antiguo valle de la Marina, uno de los de la Merindad de las Asturias de Santillana.